Tuesday, November 08, 2005

EXPERIENCIA DE CAMPO


EXPERIENCIA DE CAMPO

El autobús nos dejó en Guarjila, un cantón del municipio de Chalatenango, y enseguida respiramos ese inigualable aroma a vegetación, a café puro y a pupusas.

Todas y todos nos embarcamos en el mismo viaje ese día, el sol parecía querer acompañarnos, al igual que la emoción y la aventura.

La hora de partida llegó. Con las mochilas al hombro emprendimos la caminata de media hora para llegar a San Antonio los Ranchos. Pasando por riachuelos y una vereda que da a la calle principal.

El objetivo de llegar al pueblo era pasar unas encuestas en la comunidad sobre la emigración. Ibamos aproximadamente diez jóvenes, todos estudiantes de la UCA (universidad Centroamericana) y mientras caminábamos unos compartieron algunos chistes o simplemente hablaban de temas de moda de nuestra edad, como el noviazgo.

Otros mientras tanto disfrutábamos del paisaje, la vegetación de la zona y la frescura. Los árboles de "Jiote" en fila por toda la calle, las milpas en plena cosecha de maíz. El trayecto fue corto, pero nos permitió respirar otro ambiente, que el de la ciudad.

Desde que pisamos suelo en San Antonio Los Ranchos sabíamos el cometido, pero no por ello dejamos de ultimar algunos detalles en el nuevo parque cultural del municipio.

De ahí que la jornada iniciara y los grupos nos dispersamos por todos los rincones del sitio, encontrar algunas casas solas, nos decía algo, verificábamos el porqué de nuestra ida.
Y es que conocer a profundidad el porqué de la emigración de los lugareños era nuestro fin.


Llegar a una casa y que nos abrieran las puertas con toda confianza era más que gratificante y que nos contara su experiencia con toda confianza.

Las encuestas sirvieron de acercamiento con los residentes en el municipio, eran muchas las casas que tenían familias en el extranjero y que habían emigrado buscando una mejor vida.

El sol que nos había acompañado por largo rato, ahora quería descansar. Fue así como poco a poco se oculto, pero nos dejo con la lluvia. El caminar bajo las primeras gotas de agua fue una experiencia bonita.

Lastima que el reloj seguía su curso y con ello nuestro regreso a San salvador.
Regresamos satisfechos porque habíamos cumplido nuestro cometido.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home